¿Por qué Tony Stark tendría una cita con el Capitán América? El multiverso del fanfiction

Comparte

Por: Sarahi Cortés
Ilustración: Jaime G. Rueda

¿Alguna vez imaginaste ver a Harry Potter como un príncipe y no como un mago? ¿A Tony Stark teniendo una cita romántica con Steve Rogers en medio del Central Park? ¿A toda la tripulación de los Sombrero de Paja cursando la preparatoria en lugar de perseguir el One Piece?

Es muy probable que todas estas ideas, escritas al azar, ya estén plasmadas en un escrito no solo una, sino muchas veces más por diversas personas alrededor de todo el mundo. ¿Cómo es eso posible? La respuesta es sencilla: Fanfiction.

El fenómeno del Fanfiction, muy diferente a como lo conocemos ahora, tuvo sus inicios en la década de los 90 luego del estreno de la serie Star Trek hacia finales de la década de 1960, lo que dio origen a todo un fenómeno de fanatismo alrededor de la serie televisiva, el cual consistía principalmente en actividades grupales y diversos eventos que dieron lugar a lo que hoy conocemos como Comic-Con.

Entre las diversas actividades realizadas por los fanáticos, la escritura fue una de las que más auge tuvo, dando paso a la creación de historias cortas hechas a partir de la obra original, manteniendo la esencia de la misma, pero desde otro punto de vista o perspectiva, y eran los mismos fans quienes se encargaban de compilar dichos escritos, creando una revista sin fines de lucro –fanzine– para distribuirla con otros que compartían los mismos intereses y aficiones.

A partir de ahí, el Fanfiction, Fanfic o Fic, ha tenido una evolución considerable, no sólo en su forma de creación, sino en la forma en la que se distribuye, pues gracias al internet, las redes sociales y las plataformas creadas para este producto, ahora es posible compartir una historia alrededor de todo el mundo.

Todo esto gracias al esfuerzo e interés de los fans, quienes han sido descritos con diversos adjetivos a lo largo de la historia, tal como grupos ridiculizados y estigmatizados por los medios gracias a su “obsesión”, llevándolos a la marginación cultural (Jenkins, 1992); hasta participantes activos de la cultura, convirtiéndose en creadores y consumidores comprometidos, regidos por el entusiasmo, auto organizados y que se definen y crean sentido de pertenencia en base a las similitudes que comparten con otros (Jenkins, Levi y Van Steenhuyse).

Y es este mismo compromiso el que ha consolidado estos productos creados por fans, en este caso específico el Fanfiction, con el paso de los años, aumentando su popularidad y con ello su fácil acceso y distribución, tanto así que hoy en día existen múltiples plataformas creadas para publicar y leer este fanwork, entre las cuales destacan Fanfiction.net desde 1998, Wattpad desde 2007 y AO3, que también tuvo sus inicios en 2007 y fue creada por una organización de fans sin fines de lucro.

Hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías, el receptor dejó de ser un sujeto que únicamente es capaz de recibir el mensaje y se convierte en un receptor activo, que tiene la posibilidad de adecuar, transformar y volver a enviar el mensaje como una idea nueva, ofreciéndole a otros.

El término “convergencia” nos puede dar una mejor noción del alcance que ha tenido este fenómeno, pues se refiere al flujo del contenido por medio de diversas plataformas mediáticas, la cooperación que surge entre las diferentes industrias mediáticas y el comportamiento de las audiencias, quienes son capaces de migrar de un lado a otro con tal de obtener el entretenimiento que desean. No se trata únicamente de cambios tecnológicos, sino también de cambios culturales y sociales a través del tiempo (Jenkins, 2006).

Los fans se convierten en actores activos, pues ya no esperan que el entretenimiento llegue a sus manos y por el contrario van en su búsqueda –De forma mucho más sencilla gracias al internet y las redes sociales- y con cada vez mayor frecuencia, dan un paso más y se transforman en creadores y distribuidores de nuevas obras.

Desde este punto de vista, el fenómeno del Fanfiction va adquiriendo matices propios a partir de la comunicación entre fanáticos de todo el mundo, pues es un producto que no surge a partir de los métodos de escritura y lectura convencional, donde el lector tiene un acceso casi nulo para entablar un vínculo con el escritor y, por el contrario, le da voz y participación al mismo, desde una pequeña retroalimentación, hasta participar activamente con ideas para la creación de su próxima obra.

Ford, Green y Jenkins (2013) hablan del término “Propagabilidad”, que es una cualidad significativa del Fanfiction, pues se refiere a la capacidad que tiene el público de compartir sus obras bajo sus propios términos e intereses, ya sea con el consentimiento de la persona dueña de los derechos o contra su voluntad, apoyándose de diversos recursos técnicos ─en este caso las plataformas, redes sociales y el internet− logrando así un alcance e interés mayor sobre comunidades específicas.

¿Pero qué motiva a los fans a reescribir su historia o saga favorita? ¿Qué le da tanta popularidad a este fenómeno? Si bien las opiniones pueden ser variadas y muy personales, el hecho de darle “poder” al fan para crear su propia historia y con esto, acercarse más a su obra o personaje favorito, dándole un significado diferente que a su vez es valorado por otros, con quienes puede compartir su afición y que entienden su forma de ver ese “mundo”, es parte fundamental de la respuesta.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.