EL PEQUEÑO HENRI; ENTRE PINCELES, AJENJO Y BURDELES

Comparte

A Henri de Toulouse Lautrec le bastaron 152 centímetros de estatura y solo 36 años de existencia para convertirse en un referente de la pintura. Aristócrata, rebelde, bebedor compulsivo de ajenjo, visitador de burdeles y cabarets; su obra pictórica es un retrato de la vida nocturna de la Belle Epoque.

Nacido en una familia noble, descendiente de los condes de Toulouse Lautrec, y como dictaban las “buenas costumbres” a fin de preservar la “pureza de la sangre”, sus padres, siendo primos, se casaron. Al pequeño Henri la endogamia le cobró una gran factura, la cual le dio un par de piernas extremadamente cortas y deformes; además de una personalidad subversiva. 

Su obra no retrata paisajes idílicos, ni hazañas históricas o personajes de relevancia; menos querubines regordetes. Por el contrario, sus trazos plasman alcohólicos, prostitutas, cabareteras, bailarinas; personajes del mundo bohemio del París del siglo XIX y XX, hombres y mujeres de la noche, que hasta ese momento nadie consideró importantes de retratar. 

Henri era miembro de una clase social que poco le aceptaba a causa de su condición. Sin lugar a duda esto fue un factor clave para su “descendimiento social”, que tendría un impacto determinante en su obra. 

Su trabajo, influenciado por el también francés Edgar Degas, famoso por pintar cientos de bailarinas, se centra en la figura humana. Con Toulousse vemos un estilo rápido y sencillo, que retrata con mayor detalle los rostros y deja de lado algunos otros aspectos, como escenografías difusas, públicos “desenfocados”, piernas y manos poco detalladas. Sus trazos son expresivos, y no tanto descriptivos. En sus carteles, como son aquellos realizados para el famoso Moulin Rouge, se expresa el movimiento, eso sí, con líneas muy bien definidas. Su paleta de colores también es simple, al utilizar  oscuros, ocráceos y para resaltar alguno que otro rojizo.

Toulouse, como sus trazos, vino al mundo y vivió rápido. Su adicción al Ajenjo precipitó el deterioro de su salud; se dice que su bastón escondía una licorera para cuando fuera “necesario” (incluso existe un cocktail llamado “Tremblement de Terre” creado por el pintor). Hoy buena parte de su obra puede ser vista en el Palacio de la Berbie, en su natal Albi, acondicionado por su familia tras la muerte del artista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Y VIVIERON FELICES… ¿PARA SIEMPRE? – La muerte o reinvención de los cuentos de hadas

Comparte

Comparte Por Arely Ilustraciones por Jaime G. Rueda   A las hermanastras de Cenicienta los buitres les arrancan los ojos, Aurora es abusada sexualmente y Ariel comete suicidio por “amor”. Así de “dulce” (lease con tono sarcástico) es la literatura infantil clásica, cruel e inapropiada para los convencionalismos modernos, que miden el alcance psicológico y […]

Leer Más

NO TODO ESTÁ OKAY – El síndrome de Peter Pan, atrapados en Nunca Jamás.

Comparte

Comparte Por: Michelle PM     “Los niños de hoy en día saben tantas cosas que dejan pronto de creer en las hadas.” -Peter Pan.   CAPITÁN GARFIO: “¿Tienes otro nombre?” PETER PAN: “Ay, ay”. GARFIO (sediento): “¿Vegetal?” PETER: “NO” GARFIO: “¿Mineral?” PETER: “NO” GARFIO: “¿Animal?” PETER (previa consulta con un amigo)-. “Sí.” GARFIO: ¿Hombre?” PETER […]

Leer Más

GASTRONOMÍA TRADICIONAL EN EL ALTIPLANO POTOSINO: Matehuala con el sabor en las venas.

Comparte

Comparte Redacción y fotografías por Kenia Hernández   Característico en el Altiplano Potosino, despunta por su peculiar nombre el municipio de Matehuala. “MA-TE-HUA-LLAL” – traducido como “¡No vengan!” – el grito de guerra entre los indígenas guachichiles en una épocas en que sus territorios fueron tierras vírgenes. Es uno de los municipios más extensos en […]

Leer Más