MUSEYROOM – ARTE Y CULTURA: Liminal

Comparte

REDACCIÓN POR: Antonio García Acosta

En Samhain (1951) , Leonora Carrington presenta una escena iluminada por la coincidencia imposible de la luna nueva y un eclipse de sol. Debajo de los astros, vemos a una sucesión de espíritus. Han surgido, tal vez, de alguno de los muchos montículos de piedra en territorio irlandés que conectan con el mundo de los muertos. Los espíritus aparecen durante el Samhain, una de las cuatro fiestas principales del año céltico, que coincide aproximadamente con nuestro día de muertos. La ocasión marca el momento en el que se desdibuja la frontera entre el mundo de los vivos y otras dimensiones, en las que se encuentran los antepasados humanos y otras tantas criaturas fantásticas. Todavía hoy, en algunos hogares, esa noche se pone la mesa con uno o varios lugares extra para los parientes difuntos. 

En el cuadro de Carrington, sin embargo, no hay humanos, sólo espíritus y animales. Un gallo observa la escena perchado sobre una puerta. Debajo, un pequeño muro divide a dos figuras humanoides. Una es blanca. Su cabeza se asemeja a una mantarraya y su cuerpo está cubierto por un pelaje de colores pardos y blanco. Sus manos adoptan la posición de quien sostuvo algo, posiblemente el huevo que vemos en la esquina inferior derecha de la imagen. La figura al otro lado del pequeño muro es negra. Su cabeza, difícil de definir, parece estar cubierta por una guirnalda de flores amarillas que enmarcan a sus pequeños ojos blancos. Sobre el muro encontramos dos aves que son, de nuevo, una blanca y otra negra. 

Las dualidades se multiplican: dos astros, dos aves, dos mantos. De estos últimos, uno es rojo y cuelga de un muro, el otro es blanco y tiene un rostro triste. Tres jaguares se corresponden en su postura con tres figuras humanoides de color blanco, tal vez espíritus, que perecen estar atrapando a otro espíritu de color negro con una red. En torno a esta escena, el espacio está bordeado por construcciones a modo de un jardín amurallado que cuenta con varias puertas de acceso. En este cuadro, como en muchos otros de la artista, abundan las imágenes liminales, los umbrales que conectan distintos mundos, los estados de transición. Primer tipo: las puertas que comunican espacios físicos. Segundo: los mantos traslúcidos que son corpóreos y a la vez etéreos. Tercero: híbridos de animal y humano, o de seres fantásticos que oscilan entre diferentes especies. Todos ellos reunidos bajo la ambigua luz de una noche iluminada de forma imposible durante el Samhain, la gran festividad de lo liminal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“NUNCA ME RECUPERARÉ FINANCIERAMENTE DE ESTA COMPRA”: Los retos económicos de las nuevas generaciones.

Comparte

Comparte Por Roy Zaldívar   Las nuevas generaciones se enfrentan a retos económicos distintos a los de las anteriores. La precariedad laboral, la poca educación financiera y las crisis económicas que han tenido lugar en lo que va del siglo XXI han provocado condiciones poco favorables para los millennials y la denominada generación Z.  Hablar […]

Leer Más

MUSEYROOM – ARTE Y CULTURA: La colaboración

Comparte

Comparte REDACCIÓN POR: Antonio García Acosta Cuando hablamos de economía, es normal pensar en dinero. Sin embargo, la economía entendida como manejo de recursos, contempla otros tipos de intercambio. Tal es el caso de la colaboración, en la que diversos agentes contribuyen sus habilidades a un mismo proyecto, obteniendo beneficios a cambio.  La exposición Cuerpos […]

Leer Más

NO SOMOS MUSAS, SOMOS ARTISTAS

Comparte

Comparte Redacción por Fabiola Villar Arriaga ¿Por qué no somos musas y somos artistas en el 2021? El pasado 24 de noviembre con motivo del Día Internacional de la erradicación de la violencia contra la mujer, la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la mano del colectivo ComuniFem y de la Consejería y Sociedad […]

Leer Más