MUSEYROOM – ARTE Y CULTURA: La sombra del ahuehuete

Comparte

REDACCIÓN POR: Antonio García Acosta

Lo normal es que una escultura proyecte una sombra de acuerdo a la posición de la luz que la ilumina. Una escultura, en sí misma, no incluye una sombra, sino que produce un contorno oscuro como efecto de su ubicación relativa a la fuente de luz. Sin embargo, esto no es así en el caso de La sombra del ahuehuete (2007) de la artista Leonora Carrington. Esta escultura es la sombra, y el ahuehuete tal vez sea la proyección – entiéndase imaginación – de la espectadora que la observa. Como la sombra de Peter Pan, que se escapa del famoso personaje, esta sombra ha huido del ser que le dio origen. Al ahuehuete no lo vemos por ningún lado, solo podemos imaginarlo como origen de la escultura. La sombra del longevo árbol que nuestros ancestros consideraban símbolo de sabiduría, se encuentra hoy ubicada en el parque de Tequis, donde quien sea que pase por ahí podrá ‘interpretarla a su propia manera’, como pedía la artista.  

En la esquina más cercana al templo, nos espera otro personaje, un Nahual del mono (2007) no menos misterioso. Esta figura es la misma que aparece en el cuadro “Reflejos en el oráculo de 1959, hoy en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México. Si la sombra es el doble del ser, el nahual es otra representación del doble. En este caso se trata de la asociación entre una persona y un animal, cuyas vidas están íntimamente ligadas. Como en la escultura anterior, Carrington nos hace preguntarnos qué pasaría si cambiamos la historia. En vez de un ser humano y su doble animal, la artista nos enfrenta a un mono sosteniendo a su propio nahual, un ave. De esta forma, se sugiere una continuidad entre las diferentes especies o, como decía la propia artista, se propone que somos ‘animales humanos’. De ser así ¿acaso los animales no tienen también su propio nahual?

Estas obras, junto a La inventora del Atole (2018) y Música para sordos (2007) forman en corredor escultórico propuesto por el Consejo Consultivo del Centro Histórico de San Luis Potosí en colaboración con el Museo Leonora Carrington del Centro de las Artes de San Luis Potosí. Esta iniciativa genera nuevas oportunidades para que los transeúntes se acerquen al arte sin necesidad de acudir a un museo, lo cual se ha vuelto especialmente importante en el contexto de la pandemia actual. Ubicadas en un jardín público, las esculturas se insertan en el entorno urbano para producir la integración de la vida y el arte. Su presencia invita a la contemplación y a la reflexión. Nos encomiendan escuchar sus historias, que no son más que el reflejo – el doble – de las nuestras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“NUNCA ME RECUPERARÉ FINANCIERAMENTE DE ESTA COMPRA”: Los retos económicos de las nuevas generaciones.

Comparte

Comparte Por Roy Zaldívar   Las nuevas generaciones se enfrentan a retos económicos distintos a los de las anteriores. La precariedad laboral, la poca educación financiera y las crisis económicas que han tenido lugar en lo que va del siglo XXI han provocado condiciones poco favorables para los millennials y la denominada generación Z.  Hablar […]

Leer Más

MUSEYROOM – ARTE Y CULTURA: La colaboración

Comparte

Comparte REDACCIÓN POR: Antonio García Acosta Cuando hablamos de economía, es normal pensar en dinero. Sin embargo, la economía entendida como manejo de recursos, contempla otros tipos de intercambio. Tal es el caso de la colaboración, en la que diversos agentes contribuyen sus habilidades a un mismo proyecto, obteniendo beneficios a cambio.  La exposición Cuerpos […]

Leer Más

NO SOMOS MUSAS, SOMOS ARTISTAS

Comparte

Comparte Redacción por Fabiola Villar Arriaga ¿Por qué no somos musas y somos artistas en el 2021? El pasado 24 de noviembre con motivo del Día Internacional de la erradicación de la violencia contra la mujer, la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la mano del colectivo ComuniFem y de la Consejería y Sociedad […]

Leer Más