CRÓNICA DE UNA MIGRANTE: El éxito, los DREAMERS y el trabajo comunitario

Comparte

REDACCIÓN: Jessica Viridiana Zárate Varela

Como cualquier otra persona que emigra a otro país, esperaba con ansias el comienzo de mi nueva vida en Estados Unidos. Llegué a Houston, Texas en 2012, como recién casada, llena de alegría y lista para pasear por la ciudad.

Nací y crecí en San Luis Potosí, México, me gradué como abogada en 2010 por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y trabajé durante casi 2 años con la Agencia de Inmigración Mexicana. Antes de mi vida en Houston, ¡nunca había dejado mi ciudad natal! Entonces, este “nuevo comienzo” iba a ser un viaje enorme para mí.

Cuando llegué a Houston todo me asombró, estaba emocionada de descubrir cosas nuevas, de aprender la cultura, lista para hacer nuevos amigos, empezar un trabajo… pero no conocía a nadie, y la barrera del idioma era un fuerte obstáculo que necesitaba superar. Me inscribí en varias clases de ESL (inglés como segundo idioma) y traté de familiarizarme con el idioma de todas las formas posibles. Empecé a buscar trabajo a diario; sin el idioma que me respaldara, me tomó un poco más de lo esperado.

Mi historia laboral inició como mesera en un restaurante mexicano, donde se me permitió conocer gente de los más diversos lugares, ¡fue mi primer trabajo en EUA! Después de unos meses, estaba entendiendo el estilo de vida estadounidense y quería buscar un trabajo en una industria diferente, así que fui a la agencia laboral en busca de una oportunidad, desafortunadamente se necesitaba experiencia. Un miembro del personal me dijo que la forma más rápida de adquirir experiencia laboral era ser voluntario en una organización sin fines de lucro. De inmediato comencé a escribir a todas las organizaciones locales que necesitaban un voluntario hispanohablante.

En mayo de 2013, recibí una invitación para ser voluntario en una organización vietnamita-estadounidense llamada Boat People SOS-Houston (BPSOS). BPSOS fue fundada en 1980 por un grupo de estadounidenses vietnamitas cuya misión era rescatar a ciudadanos provenientes de Vietnam y proteger sus derechos de refugiados en campos de asilo. Hoy, BPSOS tiene 8 ubicaciones en los Estados Unidos, y ofrece servicios sociales y legales para estos inmigrantes recién llegados y personas de bajos ingresos que no pueden pagar los servicios legales.

Al principio, mis tareas en BPSOS eran pequeñas, desde la traducción de documentos básicos del inglés al español y, en ocasiones, servía de intérprete entre los abogados de inmigración y la clientela hispanohablante. En ese momento, hablaba un inglés deficiente, pero era lo suficientemente bueno para traducir oraciones básicas, además mi experiencia legal me permitió comprender y explicar fácilmente a los clientes sus asuntos legales.

A fines de 2013, BPSOS obtuvo una subvención para ayudar a los inmigrantes elegibles con el asesoramiento legal y el proceso de solicitud de un programa recientemente desarrollado llamado Acción Diferida para los llegados en la Infancia. DACA o la ley de los Dreamers, fue una orden ejecutiva emitida por el ex presidente, Barack Obama *.

DACA permite a ciertos inmigrantes, que cumplen con requisitos específicos, obtener un permiso de trabajo y les autoriza a permanecer temporalmente en los EE. UU. La gran mayoría de los clientes que querían postularse para DACA eran de países hispanohablantes, como resultado, y debido a que hablar sobre su estatus migratorio es un asunto delicado, se sintieron más cómodos teniendo una consulta en su lengua materna conmigo, bajo la supervisión de un abogado.

Tras la apertura de este programa, mis actividades aumentaron enormemente, por lo que con la ayuda de la subvención recientemente adquirida, BPSOS me ofreció un trabajo de tiempo completo como asistente legal y coordinadora de DACA. Al principio mis actividades consistieron en hacer presentaciones de DACA a la comunidad, conocer sus derechos y prevención contra el fraude notario entre la comunidad latinoamericana **. Sin embargo, cuanto más nos acercamos a la comunidad latina de bajos ingresos, me di cuenta de la extrema necesidad de servicios para las víctimas y sobrevivientes de abuso doméstico, abuso de menores y crímenes violentos. Las principales razones por las que la comunidad latina no habla de estas atrocidades son el miedo a ser deportados, la barrera del idioma, la falta de información y la falta de recursos económicos. Además, el hecho de estar en un país diferente y no conocer los derechos que tienen los migrantes y los niños, los hace más vulnerables y un blanco fácil para los abusadores.

Un caso que conmocionó profundamente mi conciencia fue la historia de “Ana”. Ella había estado presente en una de nuestras campañas legales y quería consultar con un abogado sobre las opciones que podría tener para obtener legalmente la custodia de su nieto. Ana, nos dijo que su hija “Julia” había estado sufriendo años de abuso por violencia doméstica. Lamentablemente, Julia había sido asesinada a tiros por su esposo, quien se escapó del pueblo y abandonó a su hijo de 2 años junto a su madre muerta. Era evidente por qué quería luchar por la custodia legal de su nieto.

Desafortunadamente, en ese momento nuestra agencia no tenía suficientes recursos para ayudarla y ella solo hablaba español. Fue un desafío comunicar todos los detalles horribles al abogado y terminamos ayudándola solo en el lado de inmigración de su caso. Quería hacer más por ella, quería ayudarla, pero no estaba equipada con las herramientas para hacerlo. La historia de Ana me conmovió tan profundamente que supe que la única forma de ayudar a personas como ella era educándome no solo en inmigración, sino sobre todo el sistema legal de los Estados Unidos de Norteamérica.

Después de más de 4 años trabajando para organizaciones sin fines de lucro, decidí dejar BPSOS y busqué un nuevo trabajo como asistente legal en el sector de firmas de abogados privados. Trabajar para esta firma de abogados privada, no solo me ayudó a pagar mis estudios sino que también me permitió explorar diferentes ángulos de la profesión legal que desconocía. Estoy profundamente agradecido con mi exjefe porque acomodó mi horario para que yo pudiera ir a trabajar y estudiar al mismo tiempo.

A fines de 2019 obtuve mi maestría en Derecho de los Estados Unidos en el Centro de Derecho de la Universidad de Houston (UHLC). Hoy en día, estudio para obtener mi Licencia de la Barra de Texas para el ejercicio de la abogacía en el estado de Texas. No ha sido un viaje fácil, pero sí un camino de aprendizaje, que ha permitido mi desarrollo personal y el descubrimiento de una pasión: el servicio a mi comunidad ante las injusticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“NUNCA ME RECUPERARÉ FINANCIERAMENTE DE ESTA COMPRA”: Los retos económicos de las nuevas generaciones.

Comparte

Comparte Por Roy Zaldívar   Las nuevas generaciones se enfrentan a retos económicos distintos a los de las anteriores. La precariedad laboral, la poca educación financiera y las crisis económicas que han tenido lugar en lo que va del siglo XXI han provocado condiciones poco favorables para los millennials y la denominada generación Z.  Hablar […]

Leer Más

MUSEYROOM – ARTE Y CULTURA: La colaboración

Comparte

Comparte REDACCIÓN POR: Antonio García Acosta Cuando hablamos de economía, es normal pensar en dinero. Sin embargo, la economía entendida como manejo de recursos, contempla otros tipos de intercambio. Tal es el caso de la colaboración, en la que diversos agentes contribuyen sus habilidades a un mismo proyecto, obteniendo beneficios a cambio.  La exposición Cuerpos […]

Leer Más

NO SOMOS MUSAS, SOMOS ARTISTAS

Comparte

Comparte Redacción por Fabiola Villar Arriaga ¿Por qué no somos musas y somos artistas en el 2021? El pasado 24 de noviembre con motivo del Día Internacional de la erradicación de la violencia contra la mujer, la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la mano del colectivo ComuniFem y de la Consejería y Sociedad […]

Leer Más